LocosTV

LocosTV

(13 de Junio)

Imagínense por un segundo que son espectadores excepcionales en las reuniones a puertas cerradas de los mandatarios africanos que van a ir a Guinea Ecuatorial en este mes de junio ha inaugurar un hotel lujoso, el hotel Le Golf de la madre que lo parió y poco mas.

Empiecen por suprimir lo que ya sabemos de sobra. Por ejemplo, sabemos que son mandatarios que están alargando la historia maldita de un continente que suena a hueco cuando se le mira con ojos de lástima. Supriman también que no saben gestionar el continente y que son unas malditas marionetas de otros hijos de puta como ellos fuera del continente. Supriman también que son muy adictos a fumarse la idea de que nacieron para dirigir lo que dios les dejó como responsabilidad divina. Supriman también que son unos “empresarios” vestidos de votos falsos y que ganan millones robando a unos pueblos que prefieren esperar hasta que se mueran. Suprimiremos también que el cáncer de próstata es el enemigo público número dos para ellos, después del pueblo que les “envidia y les odia”. Suprimamos también que hablen de Libia, de las revueltas, de la inmigración ilegal y de la corrupción en el continente. Y seguimos suprimiendo, suprimimos también que son longevos, que muchos necesitan morir en el poder y sólo lo pueden ceder si otro idiota arremete en el escenario político, armas en mano y cuchillo entre los dientes. Suprimiremos más cosas, muchas mas cosas, como que pese a todo, esa reunión para inaugurar el lujoso hotel en Sipopo contará con algunos temas importantes, vamos, igual que la cumbre de Deauville.

Ahora quédense unos minutos sin pensar en otra cosa, y empiecen a buscar luego un tema serio que pueda haber traído a las costas malabeñas a toda esas aves de rapiña. Yo llevo meses intentándolo, y os juro que ni lo intentéis si queréis conservar la lucidez. Por que esa gente y sus séquitos vienen a comer la sopa boba y felicitar a su homólogo por haber alcanzado la presidencia de la UA y por haber dotado al país de un campo de golf. Nada de molerse el coco en buscar soluciones a los problemas cotidianos de los estados que tienen el bendito placer de gestionar, nada de sudar la camiseta y la corbata en investigar algo acerca de las soluciones que tengan a bien ayudar a esos “malditos envidiosos”. Ademas, están invitados todos los embajadores de occidente, y los de otros países no blancos y eso hace que la cosa tome un tímido toque serio. ¿Saben cuánto dinero ha costado construir ese hotel que van a inaugurar los hombres llamados a promulgar la palabra de dios en el continente? ¡530 millones de euros!… ¡mecachis, se me olvidaba!, Guinea Ecuatorial es un país extremadamente rico y esa cantidad es una miseria. Claro, el hijo del anfitrión se está construyendo una canoa pequeñita valorada en 350 millones de euros, casi nada. Los sipopuenses estarán muy contentos de ver cómo les dejan sin terrenos donde poder construir algo más modesto como una pequeña escuela, no se, una clínica gratuita, o mejor más pequeño, una cabina telefónica. “Ahora estamos a la altura de Mongomo” gritará el fang que es el alcalde honorífico de ese terreno bubi por excelencia. Pues, si amigo, acaban de superar a Mongomo en cuanto a gasto por un hotelito de lujo y encima lo van a inaugurar los hombres que hacen que parezcamos tontos. Nada puedo decir yo, ante esto, creo que nada me sorprende viniendo de mi país y de sus gestores legales, como si quieren construir la basílica de San Pedro del puto Vaticano en las narices de Mba Nguema… ¡¿Que ya lo están haciendo?!… ¿copian del ex-idiota y vitalicio marfileño?… Nada, como les decía, nada me resulta extraño.

Pero una cosita si que se sale de mi control lógico, y es que veo que Guinea Ecuatorial está logrando estar en boca de todos. Pero me sorprende que aparte del P.D.G.E, nadie mas defiende la gestión de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo desde fuera, ni siquiera desde dentro. Y no son imaginaciones mías. EE.UU no habla de ese país, y cuando lo hace, no puede evitar decir dictador, derechos humanos y libertad de expresión. ¿Eso qué significa realmente, no se supone que están haciendo grandes negocios con el régimen de Malabo?, o es que hay que recordar a la gente que EE.UU sólo “extrae” y lo demás que ruede solo. “Nosotros no hacemos tratos con regímenes dictatoriales. Tratamos con empresarios…” ¡ah, perdón, es verdad. Obiang es un empresario y su empresa se llama Guinea Ecuatorial, y yo que pensaba que era un país. Y Francia, ¿Qué dice Francia?, Francia no habla, Francia controla el continente. Francia considera que Obiang Nguema es un dictador, pero que no es un peligro para los intereses de Francia en el golfo “Nosotros no tenemos potestad para intervenir en los asuntos internos de ninguna nación. Pero si vemos de que nuestros intereses están siendo amenazados, salimos con la LICORNE a dar pum pam pum”… ¡hey!, es verdad… Francia dice tener intereses en Guinea Ecuatorial. Pero ¿aparte de campamentos militares y algunas empresas de de construcción, mas un tipo como Schrane y el embajador francés, por cuáles intereses Francia haría pum pam pum en Guinea Ecuatorial como lo hizo en Libia?, ¿por que algún soldado raso guineoecuatoriano le faltara el respeto a un comandante francés?. Está claro que Francia tiene intereses… pero son de esos que le dicen los entendidos “ocultos”. ¿Y España?, si, si, España, ¿Por qué España manda a unos tipejos mal intencionados como José Bono y Cía, si Obiang está más machacado en España que en ningún otro lugar del mundo mundial? ¿Qué puede querer España conseguir con ese pequeño país que tiene petróleo hasta en Bantabaré, si cuando el dictador mete los píes en suelo español, se arma la de San Quintín?. Me consta que España es el único que ayuda un poco en lo que a educación se refiere (bueno, eso dicen los románticos… yo lo explicaría mejor), pero si comparamos el trato que recibe el español y el que reciben los franceses y yankees en Guinea Ecuatorial, veríamos que el español está en el punto de mira y no precisamente como la chica con la que todo el mundo quiere bailar. Pero entonces, ¿por qué quieren acercarse a un tipo que se parece a Ben ALi, a Mubarak o a Gadafi?, algo malo se traen entre manos esos del “botijo, vino, gitana y… OLÉEEEEEE!, digo yo.

¿Que país del mundo defiende al régimen de Obiang públicamente?, ninguno. Pero todos hacen negocios con él. Los países africanos parece que lo tienen claro con el gobierno de Malabo, “tiene petróleo, hay que sonreírle las gracias a ese maldito dictador”, pero ninguno dice en público, ni en privado que Obiang no es dictador, que es un hombre cabal. Está casi visto que nadie dice nada bueno de Obiang y su gestión. Por eso, por esa manera hipócrita de hacer política y abusar de aquellos que son los que se llevan los palos cuando las cosas van mal en el mundo, van a llegar a Malabo mandatarios que de solución de problemitas en el continente, tienen el interés en los límites más bajos de la condición humana. El hotel Le Golf Sipopo de la madre que lo parió será el escenario perfecto para recibir a esa gentuza. Antes os pedí que se imaginaran en mitad de una charla a puertas cerradas con esos hombres extremadamente irresponsables, ahora quiero que se imaginen que después de haber escuchado cómo bromeaban por quién la tenía más larga y más aprostatada, se dignen a imaginarlos en frente de nuestras vidas socioculturales y políticas durante unos 10 años mas y con las garantías de que sus primogénitos vivan tan largo tiempo como ellos, políticamente hablando…

… pues bien, después de imaginarse todo eso, les aconsejo que vomiten. Por que está claro que el ejercicio de indagar en la vida de esa gente reunida entre el lujo y la desdicha de los moradores de África en general y los sipopuenses en particular, sólo puede traer unas inevitables ganas de vomitar su mierda.

Ahora, para terminar con nuestro ejercicio imaginativo y ficticio, les invito a que se lean de nuevo ésta carta desde el principio. Se darán seguramente cuenta de que no he escrito realmente nada importante en ella, pero por eso mismo la he escrito, por que escribiéndola, he tenido la mala suerte de imaginarme, a mi, encerrado con esos hombres en privado, he salido de ahí, he vomitado, luego me he puesto a escribir lo que he creído ver y escuchar en la reunión y… ¡BRRRRRGGGGG!

¡maldita sea… ¿dónde están los opositores demócratas?. Esto no acabará bien si no hacen un esfuerzo descomunal…!

Ns…BRRRRRRRRRRRRRRRGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGG… é. Perdón